Si os gustan las aventuras os recomendamos leer la entrevista que le hemos hecho a Eduardo Entrerríos, autor de El Crononauta Ibérico. ¡Empezamos!

Cuéntanos, Eduardo, ¿de qué trata ‘El crononauta Íbero?

Es la historia de un desengaño que comienza en el verano de 2062. El protagonista es Licaón, un chico malagueño que quiere migrar a la URSA, la superpotencia asiática, para trabajar en una empresa puntera. Lo que nunca habría imaginado es que lo conseguiría tras interferir en la misión de unos agentes orientales que quieren eliminar al Gran Capitán, un amigo exmilitar sumido en la bebida que prefiere olvidar el rumbo que ha tomado la humanidad. Es por ello que Innova Feng, una multinacional china que ha hallado el modo de viajar al pasado, lo contrata como explorador en sus escapadas a la prehistoria, para tenerlo bajo control. Será a lo largo de esa odisea hacia los orígenes de la Tierra cuando el joven descubra que su sueño de toda la vida escondía muchas sombras y que ese viejo, aparentemente pesimista, era más peligroso para el sistema de lo que creía.

¿Cómo te inspiraste para escribir la novela?

Pertenezco a una generación encandilada con la paleontología por libros como ‘Parque Jurásico’, ‘El ruido de un trueno’ o ‘El mundo perdido’. Siempre me ha fascinado la prehistoria por el reto a la imaginación que supone visualizar cómo era nuestro planeta hace eones. Hoy tenemos cada rincón del globo a sólo una búsqueda por internet y hemos
olvidado la emoción de descubrir el mundo que habitamos, así que decidí resucitar esa sensación perdida.

¿Por qué crees que los lectores deben leer tu libro?

Para preguntarse en qué momento nos encontramos. Los seres humanos somos los últimos personajes de un larguísimo drama de 13.800 millones de años, donde la creación y la destrucción se han echado un pulso que proseguirá incluso cuando nosotros desaparezcamos. Ahora vivimos en una época en la que la sociedad encara varios desafíos simultáneos, como la pandemia, la crisis económica y el cambio climático. Si queremos afrontarlos con entereza, debemos recuperar la visión de que somos una especie prescindible, y al mismo tiempo única. Mi objetivo con esta novela era llevar de la mano al lector por la historia de nuestro mundo para que viera que nada perdura y que depende de nosotros cómo aprovechar nuestro breve paso por la Tierra.

¿Qué comentarios te han llegado de los lectores que han leído tu novela?

Suelen decirme que el cambio de escenario en cada viaje les intriga por lo radical que es. En un capítulo el mayor temor es un superdepredador del Cretácico y en otro lo es la ausencia de oxígeno en la Tierra primigenia. También les divierte cuando los personajes principales, que no superan la veintena, hablan de ciencia, política o religión. Básicamente, porque discuten de cualquier tema sin pelos en la lengua, por muy controvertido que sea, y
esa despreocupación les hace conectar con unos u otros.

¿Ha supuesto un cambio en tu vida escribir la novela?

Siento que he saldado una deuda. Cuando una historia te ronda la cabeza durante años, sabes que no te dejará en paz hasta que la plasmes. Ha sido un periplo maravilloso en el que he aprendido mucho y ha llegado el momento de compartirlo.

¿Tendrá segunda parte?

Ya estoy trabajando en ella. Las andanzas de Licaón todavía no han acabado.

¿Por qué decidiste autopublicar tu novela?

Para un autor novel es muy difícil hacerse un hueco en el mercado tradicional. Nadie te conoce, careces de contactos y la selección de tu manuscrito depende de lo que las editoriales estén buscando. Me considero un creador que aprecia mucho poder experimentar con absoluta libertad y expresar lo que quiere sin ser políticamente correcto, y descubrí que ese grado de independencia sólo me lo ofrecía la autopublicación.

Como sabes, nuestra admiración por los autores autopublicados es inmensa, de ahí que nuestra labor se centre en ayudaros a dar visibilidad a vuestras obras. ¿Podrías dedicar unas palabras a nuestra plataforma para que más escritores y lectores formen parte de esta comunidad?

Existe un universo paralelo que nada tiene que ver con las grandes editoriales ni los escaparates de las librerías, en el que los jóvenes talentos están tratando de hacerse hueco como pueden. Pero, afortunadamente, en ese universo no estamos solos y eso es gracias a iniciativas como AuAu. Si alguien está empezando con la autopublicación, le recomendaría echar un vistazo a las oportunidades que dais para llegar al público. Por mi parte, sólo puedo manifestar gratitud por el tiempo y los recursos que me habéis dedicado. Nos hacéis el camino más liviano.

Muchísimas gracias por tu tiempo y por tus palabras, ¡nos llenan de alegría! Le deseamos mucho éxito a tu obra y esperamos que podamos leer pronto la segunda parte.