Después de bastante tiempo sin traeros entrevistas a nuestros autores…¡Volvemos! Y lo hacemos con Consuelo Ruiz, autora autopublicada de Chile, que nos trae una obra que nos permite conectar con nuestro ‘niño’ interior a través de tres cuentos. ¡Empezamos la entrevista!

Cuentos para adultos con corazón de niño’ es una novela formada por tres cuentos. ¿Qué nos
puedes contar de cada uno?, ¿qué tienen en común?

Cada cuento tiene su propio sello, es por esta razón que hay un trabajo de tres artistas para que cada cuento contara con su propia identidad. El primer cuento “Pequeña historia del violín del sauce” se enfoca en el arte, especialmente la música con las cantatas como la obra 147 de Johann Sebastian Bach que es mencionada, además se relaciona con el desierto del norte de Chile y con un pueblo emblemático como lo es San Pedro de Atacama. El segundo cuento “Milagros” está orientado al tema de la resiliencia, la idea de que cada persona es única, la importancia de la familia y lo que ella significa para cada persona en particular. Y el último, “Ravi” el tema central es el duelo y la necesidad de poder conversar sobre la experiencia con diferentes miradas y perspectivas.
Cada cuento tiene una enseñanza. En los tres relatos la naturaleza juega un papel importante. Un elemento común en los tres cuentos es que sus protagonistas son niñas, y cuentan con la capacidad suficiente para salir de las adversidades que se les presenta en la vida. Por otra parte, todas las historias se desarrollan en paisajes del mundo y contextos socioculturales diversos. Además, el último cuento, tiene tres entrevistas a especialistas que profundiza en el tema de la muerte.

¿Cuál crees que es el cuento que ha gustado más a los lectores?, ¿y a ti?
La verdad es que me ha sorprendido gratamente la respuesta que ha tenido “Milagros” porque era algo que no esperaba. Varias personas que no conozco me han felicitado por este cuento. Personalmente, me gusta mucho el cuento “Ravi” por muchas cosas. Una es que gran parte de la inspiración fue en un viaje a una selva boliviana en altura, donde estaba sola y en condiciones adversas, porque el agua la cortaban a una hora determinada, lo mismo que la electricidad. Fue todo un desafío estar unos días ahí en ese lugar, así que después compré pasajes y me fui a La Paz. Cuando decidí escribir este cuento, ese mismo año lanzaron la película “Coco” de Pixar y en vez de desanimarme
porque era la misma temática, decidí tomarlo como una señal para profundizar en esta vivencia tan cotidiana y profundamente humana.
En el caso de “Pequeña historia del violín del sauce”, me siento agradecida porque gracias a este cuento comenzó toda esta aventura. Lo escribí como regalo para mi mamá en el Día de la Madre.

Algo muy peculiar de tu novela son las ilustraciones, ¿qué nos puedes decir sobre ellas?
Literalmente, pienso que fue un regalo caído del cielo y que cada cuento eligió a su ilustradora. María de Los Ángeles Hurtado siempre me apoyó, me dijo que si hacía un cuento ella me haría las ilustraciones, por eso nos juntamos varias veces para ver la identidad y el estilo de Pankara (la protagonista de “Pequeña historia del violín del sauce”).
“Milagros” es como el título lo señala, porque ni siquiera sabía que Carolina Irarrázaval pintaba acuarelas y, además, ella es una de las personas en que me inspiré para este cuento, sin saber que ella misma lo iba a ilustrar.
En el caso de Verónica Bannen, su apoyo siempre ha sido incondicional. Le pedí a ella que me ayudara, sabiendo que no había realizado ilustraciones todavía y que cuenta con un don innato de artista. Cabe mencionar que Verónica es la otra fundadora de nuestro Proyecto de Zorro y Castor, donde Carolina y María de los Ángeles también son colaboradoras.

¿Cómo una socióloga acaba convirtiéndose en escritora?
En realidad, pienso que me falta aún para ser una escritora profesional. Simplemente, me gusta escribir y he descubierto en los cuentos un gran espacio de expresión y profundidad. En ese sentido, el ser socióloga y psicóloga me aportan herramientas desde las ciencias sociales y humanas para comprender a la persona y su contexto, lo cual intento presentar en los cuentos a través de sus personajes e historias particulares, con elementos de cultura general que pueden ser muy educativos para todo lector.
Desde la sociología, agregaría el concepto de “imaginación sociológica” (Berger y Luckman) que nos enseñaron al inicio de la carrera como condición necesaria para el ejercicio profesional, que agudiza la mirada social y me impulsa a ser creativa en mis obras.
Por otra parte, embarcarme en el trabajo de producción literaria, para mí era un desafío personal porque soy disléxica y, más que por los aspectos formales de ortografía o redacción, se convirtió también en un deseo del alma que ha contribuido en mi proceso de reconciliación y crecimiento humano.

¿Por qué crees que los lectores deben leer tu libro?
Honestamente, no creo que mi libro sea para todos. Pienso que nuestro público son personas con capacidad reflexiva, que les gusta cuestionarse las cosas, con una alta sensibilidad. Nuestro producto les hará sentido en términos de contenido y también estéticos, todo tiende a la profundización y la gráfica de los cuentos le otorga una belleza que hemos cuidado y querido en todo su proceso. Pienso que los lectores deben leer nuestro libro porque estéticamente es bello y profundo, es un libro que los tres cuentos tienen enseñanzas, valores y que además abre el dialogo ya sea con niños, adolescentes o adultos.
Comparto con ustedes que hay una serie japonesa que siento nos representa: “Atelier”, que podría tener algo con “el tiempo entre costuras” (novela de María Dueñas y que luego se convirtió en serie). Nosotras deseamos posicionarnos como una Boutique de libros; queremos que nuestros lectores nos conozcan, que sea un público personalizado y si piden una dedicatoria sea, en verdad, para la persona y donde la reflexión, el arte y la profundidad es nuestro sello propio. Desde ahí invitamos a las personas a conocer nuestras obras porque son bonitas, están hechas con amor y transmiten profundidad.

¿Ha supuesto un cambio en tu vida escribir esta novela?
¡De todas maneras! Escribir me enfoca en el presente y me otorga herramientas de sanación y de crecimiento personal. Además se ha creado una comunidad en torno al proyecto “Zorro y Castor” y realmente ha sido un regalo, ya que contamos también con la poeta boliviana Marcia Mogro que nos apoyó mucho. Debo mencionar que estos cuentos se forjaron de manera comunitaria y colaborativa, cuentan con entrevista a especialistas, hay dibujos de una tía mía, Verónica Cabello, que confeccionó la portada de cada cuento y de las mismas entrevistas. El prólogo fue realizado por Marcia Mogro y la redacción pasó por muchas manos femeninas, tales como Loreto Cabello, Miriam Delgadillo, entre
otros.
El modo como llevamos adelante este proyecto es el que queremos seguir desarrollando en el tiempo, esto ha significado un cambio y desafío para el futuro. A través de Zorro y Castor deseamos ser un emprendimiento que permita conversar de temas que a veces son tabú en nuestra cultura o que a veces se dejan fuera de nuestra esfera por ser muy “espirituales”. Además, cabe destacar como mencione más arriba, es un proyecto femenino que cuenta con fundadoras y colaboradoras mujeres.
No es algo que buscamos intencionadamente sino que se dio de manera espontánea. Es un emprendimiento creado por un gran “nosotras”, que está abierto al mundo y es para todos/as, que vincula estupendamente la belleza, la sensibilidad con reflexiones de sentido.

¿Ya te has planteado escribir más cuentos como los que se presentan en ‘Cuentos para adultos
con corazón de niño’?

¡Sí, por supuesto! En este tiempo estamos trabajando en eso y tenemos varios proyectos en mente, que esperamos se concreten pronto. Les comentaremos cuando eso suceda, por el momento les puedo adelantar que Verónica Bannen está trabajando en un proyecto personal que se inspira en una hermosa localidad del sur del país.
También estamos creando un segundo cuento juntas, que tendrá la colaboración de Carolina Irarrázaval entre otras personas. En este nuevo texto pensamos poner temas como el arte (arquitectura), la compasión, el perdón y la vulnerabilidad, entre otros, donde también se conjugan diferentes paisajes.

¿Por qué decidiste autopublicar tu novela?
Decidí publicar mi libro porque como mencioné anteriormente, nosotras -más que un público masivo deseamos un nicho más específico como público, es decir, personas sensibles que se conmuevan con el relato de los cuentos, las reflexiones, las imágenes, que se identifiquen con los personajes, etc.
Además, cuando lo envié a otras editoriales para su publicación nos pedían modificar el formato que en verdad es nuestra esencia. Entonces auto-publicar tiene algo que me encanta y es que el formato lo das tú misma, lo cual permite la libertad para echar a volar la imaginación y la creatividad. Asimismo, es un mundo abierto de editoriales con libros de todo tipo, pero los derechos del libro siguen siendo propios.

Como sabes, nuestra admiración por los autores autopublicados es inmensa, de ahí que nuestra labor se centre en ayudarlos a dar visibilidad a sus obras. ¿Podrías dedicar unas palabras a nuestra plataforma para que más escritores y lectores formen parte de esta comunidad?
Por mi parte, estoy agradecida de haberlos conocido como plataforma. Me gusta mucho su creatividad
y profesionalismo, así que de parte de María de los Ángeles, Carolina, Verónica y mía esperamos que
sigan creciendo, formando una comunidad de lectura de libros autopublicados que nos permita
conocernos más y donde la magia se encuentre presente.

¡Muchísimas gracias Consuelo! ¡Desde Autor Autopublicado os recomendamos leer ‘Cuentos para adultos con corazón de niño’, hemos tenido el placer de leerlo y nos encantó! Si buscáis un libro que os haga reflexionar, es ideal.